fbpx
La Autoestima y el Autoconocimiento
25 de Enero de 2020

La Autoestima y el Autoconocimiento

ANDREA ROJAS TRINCADO

La Autoestima y el Autoconocimiento

Abraham Maslow define la autoestima como “la necesidad de respeto y confianza en nosotros mismos, los seres humanos tenemos del deseo de ser aceptados y valorados por los demás”. La autoestima, entonces, se relaciona con la confianza al sí mismo.
Esta confianza se refleja de múltiples maneras, y una de ellas es cómo te cuidas respecto a las relaciones sociales como las de pareja, las familiares o laborales, y se manifiesta en la manera en que respetas tus opiniones y aclaras tus decisiones frente a otros. Este pensamiento se proyecta de adentro hacia afuera: cómo te sientes y concibes como persona es la manera en que te muestras hacia el mundo y te enfrentas a este.
La manera en cómo te aprecias guarda una estrecha relación con la forma en que te tratas y en los límites que tú pones ante el mundo. ¿Has notado cómo cuidas a alguien que amas? Esta pregunta responde a cómo tendrías que amar y cuidarte a ti mismo.

 

En la vida estás sometido a cambios abruptos, a los que tienes que adaptarte: es como la sobrevivencia evolutiva, te adaptas o mueres. El amor hacia ti mismo, por el contrario, no debería estar sujeto a cambios contextuales: puede cambiar su intensidad y quizás su presencia, pero nunca su permanencia. Desde la óptica social, estás en constante conexión con el mundo externo, el cual está en un cambio constante; por esto es relevante la confianza que genera la autoestima, para tomar desiciones asertivas y contextuales a los embates de la vida.

 

¿Cómo trabajas la autoestima y la confianza en ti mismo?

 

El primer paso para trabajar la autoestima es conocerte a ti mismo, ya que no puedes trabajar en algo que no conoces. Desde el autoconocimiento, podrás actuar en profunda concordancia con tus propósito y para apreciarte tienes que aceptarte tal cual eres, aunque eso implica aceptar la realidad exterior, y más aun tú propia realidad. El aceptarse incluye admitir los espacios nebulosos que están presentes en ti, como la ira, el tedio, las obsesiones y el mal humor.

 

Estos aspectos conforman tu personalidad, la cual es única, ya que no existe otro “tú” en el mundo. Estos aspectos son parte de tu vida, de tus esfuerzos, de tus logros y también de tus fracasos, por ende han sido parte de un proceso que te ha formado; la vida es susceptible a cambios que no puedes controlar, como “la separación de pareja” o “la muerte de un ser querido”. Para llevar estas penas, tienes que conocerte y sacar las energías para gestionar tus emociones  en momentos de crisis.
¡Atención a las creencias limitadoras!

 

son concepciones de la vida que asumimos como totales y verdaderas, y en efecto actuamos acorde a estas. Entonces, la creencia que tengas de ti mismo impactará en tu confianza personal, por ejemplo: en la infancia tu madre te decía que eras “flojo”, lo que generó en ti una creencia, la cual incorporas como una verdad incuestionable: en efecto, te terminarás sintiendo y actuando como “flojo” y no invertirás energia para cambiarlo. Por ende la invitación está dirigida a analizar la raíz la creencia y de dónde viene, para luego analizar qué tan cierta es y qué hacer al respecto con ella.

 

Andrea Rojas Trincado

Psicóloga Universidad ARCIS

Magíster en  Habilidades Directivas Universidad Adolfo Ibáñez

Comenta

¡Sé el primero en comentar!